domingo, 18 de septiembre de 2016

Casi todo el mundo ha oído hablar del bitcoin, muchos saben más o menos de qué va pero muy pocas personas realmente entienden las repercusiones que puede tener.


En general la sociedad no muestra mucho interés, incluso cuando profundizan un poco en el tema hay mucho escepticismo. Quizás sea por un desconocimiento técnico acerca de cómo funciona el bitcoin, o quizás sea porque, aún entendiendo su mecanismo interno, no se le ve mucha utilidad. En este artículo intentaremos explicar de forma breve cómo funciona y porque se le puede considerar una revolución técnica, y sobre todo describiremos algunos casos de uso práctico que corroboren estas afirmaciones.


Qué es el Bitcoin y la Blockchain


El bitcoin es una crypto-moneda virtual descentralizada. Veamos qué significa cada cosa. Virtual quiere decir que no hay monedas y billetes físicos. No es un concepto nuevo.  Incluso el dinero de curso legal tiene una versión virtual. De hecho la mayor parte de la masa monetaria de una moneda es virtual. Descentralizada quiere decir que no hay una autoridad que emita y controle esa moneda. Y crypto se refiere a que está basada en la criptografía. Intentaremos en este artículo explicar un poco estos conceptos.


Cuando un banco nos da un préstamo realmente lo que hace es cambiar en una base de datos la cantidad que tenemos en nuestra cuenta. En ese momento se crea el dinero “virtual”. En el bitcoin hay también una base de datos y pero no hay una persona con el poder de hacer brotar la moneda sino que se ésta se reparte automáticamente entre todas las personas que forman la red, es decir, entre aquellos que dedican recursos informáticos para mantener la infraestructura que requiere el sistema para su funcionamiento. La cantidad emitida está estipulada de antemano por definición del protocolo de funcionamiento cuando nació la moneda. Actualmente se emiten 25 bitcoins aproximadamente cada 10 minutos.


Para mantener el registro de todas los pagos que se hacen con bitcoins se necesita una base de datos. Una copia completa de esa base de datos está almacenada en los ordenadores de todas las personas que quieran participan en la red, al igual que otras redes P2P como las que se usan para intercambios de ficheros. La base de datos con todo el libro contable de transacciones entre cuentas se llama Blockchain. Cuando uno decide participar en la red puede descargar run programa de monedero que le servirá para realizar pagos y dicho programa en su versión más antigua contiene una copia de todas las transacciones de bitcoin desde el inicio del sistema.


Existen dos problemas principales que toda moneda virtual tiene que resolver: el primero es asegurar que solo los propietarios de la moneda puedan gastarla y la otra es evitar que alguien intente gastar dos veces el mismo dinero. Haremos una comparativa en ambos casos con otro sistema de pago tradicional como las tarjetas de crédito para ver las diferencias con esta nueva tecnología.


Autentificación de usuarios


Mediante el pago con tarjeta la persona que posee la tarjeta, además de identificarse en el negocio, conoce una contraseña sin la cual no podría realizar el pago: en PIN. En el caso del bitcoin la persona que va a realizar una transacción ha recibido los bitcoins en una cuenta (dirección de bitcoin) que fue generada previamente con una clave criptográfica, que es como una contraseña. Cuando realiza un pago tiene que utilizar la clave privada que se empleó para crear la cuenta. Esta clave solo la conoce el propietario de la cuenta y sirve para firmar digitalmente las transacciones y dar validez a la orden. De la misma forma que por ejemplo presentamos nuestra declaración de la renta por Internet usando un certificado digital.


Evitar el doble gasto


Cuando realizamos un pago con tarjeta, se inicia una comprobación por el sistema. Antes de aceptar el pago el banco comprueba que tenemos suficiente saldo para realizar la operación. Si por ejemplo tuviéramos dos tarjetas de crédito y le diéramos una tarjeta a otra persona para que intentara sacar dinero en un cajero justo a la misma hora en la que nosotros lo hacemos en otros solo una de las dos operaciones se aceptaría por el banco. La segunda se rechazaría si no quedase suficiente saldo en la cuenta. En sistema centralizados como el de la banca, eL banco decidirá cuál de las dos operaciones acepta, normalmente por orden de la operación que reciba y procese primero. En el caso del bitcoin la base de datos con nuestro saldo está distribuida entre miles de ordenadores por todo el mundo y a algunos de ellos le puede llegar primero una operación mientras que a otros les puede llegar la otra. Todos los ordenadores que participan en la red tienen que ponerse de acuerdo en cuál de las dos transacciones aceptan como válida, pero teniendo en cuenta que no se conocen unos a otros y que puede haber personas que intentan atacar la red. La primera solución que se podría pensar para el problema de elegir qué transacción es la válida, es un mecanismo de un voto por nodo (nodo es cada uno de los ordenadores que se conectan a la red con una copia de la Blockchain), pero este sistema podría ser fácilmente manipulado. Por ejemplo, puede haber un atacante con muchos ordenadores que simule ser más de un usuario, esta persona podría comprar algún producto por internet, hacer una transacción para pagar el producto, recibirlo y acto seguido, hacer que la red invalide ese pago ya que a la hora de llegar a un consenso sobre la validez de esa transacción podría tener muchos más votos que el resto de la red. ¿Cómo resuelve esto el bitcoin? Pues cada uno de los participantes en la red deben ejecutar un programa que realiza un cálculo matemático que consume mucho tiempo de ejecución del ordenador, ese cálculo matemático es una operación que busca un resultado concreto que se conoce de antemano, es lo que se conoce como Prueba de Trabajo. El ordenador que encuentre el resultado, decide qué transacciones se consideran válidas de las que están pendientes por validar hasta el momento. La operación matemática a realizar es tal que la probabilidad de acertar sólo es proporcional a la potencia de cálculo del ordenador que se use, ya que requiere fuerza bruta. No hay forma de resolver la prueba sino con el método de ensayo y error probando con distintas opciones. Por lo tanto la única forma que hay de atacar la red y tener más poder para decidir las transacciones que se validan, es a través de conseguir el resultado de la operación más veces que ningún otro participante, es decir, teniendo más potencia de cálculo, lo cual requiere hacer una mayor inversión en hardware y consumo eléctrico. Esto hace que atacar la red para manipular la decisión de las transacciones que se validan y pasan a la Blockchain de forma definitiva, sea extremadamente costoso,y además lo es de forma que cuanta más gente participa en la red, más costoso se hace.


¿Donde recide su valor?


Como cualquier otra moneda su valor reside en la confianza que tengan sus usuarios en ella. En el caso del bitcoin, además, en que su emisión no es manipulable, o no al menos, de forma unilateral. Requeriría de un consenso de todos los usuarios, para poder emitir más cantidad de la que ya está estipulada que se emitirá.


Por lo tanto, la única diferencia que pudiera existir con respecto al Euro es que si nadie se fía más del bitcoin no puedes ir a ningún banco a decir que te lo cambien por oro.


Hasta aquí la explicación técnica. Estos son algunos enlaces donde profundizar en la cuestión técnica:

Bitcoin Developer Reference
wiki de Bitcoin

La principal novedad del bitcoin es que permite compartir información entre varias partes a través de Internet, sin necesidad de un intermediario en qué todos confíen.


Una vez que se profundiza en el bitcoin la siguiente pregunta es ¿para qué sirve?. Pues bien intentaremos exponer sólo algunos de los casos de uso más evidentes, ya que se trata de una tecnología nueva en la que se producen cambios de forma muy rápida y constante.


Bajas comisiones como medio de pago


En el mundo desarrollado no le vemos mucha utilidad al bitcoin. ¿Qué ventaja puede tener con respecto a pagar con tarjeta? Pues la verdad que cómo medio de pago para los consumidores del primer mundo no tiene mucha utilidad. El pago con el móvil parece que no termina de imponerse pese a lo mucho que ha invertido la industria. En muchos establecimientos no está permitido ni siquiera el pago con tarjeta para cantidades pequeñas. Para el comprador supone una molestia tener que ir a un cajero a sacar dinero. Esto suele ser porque las comisiones de los bancos son tan altas que a muchos negocios no les compensa aceptar el pago con tarjeta. Por lo tanto, el bitcoin como medio de pago podría tener interés para el comerciante al ahorrar costes de comisiones y para el consumidor por disponer de un medio de pago electrónico donde no está disponible el pago con tarjeta.


También es muy útil para aceptar micropagos, abriendo la posibilidad a un montón de negocios nuevos que hoy en día son inviables por los altos costes de comisiones en los medios de pago. Por ejemplo, supongamos que decidimos compartir nuestro WiFi. Cualquier usuario se puede conectar y pagar unos céntimos por minuto a una dirección de bitcoin que especifiquemos. Esto sería solo posible con un método de pago que permita pagos de cantidades muy pequeñas.


Acceso al sistema financiero


Una gran parte de la población mundial no tiene una cuenta bancaria y mucho menos una tarjeta de crédito, simplemente porque donde están no hay sucursales de banco. Además, en algunos países todavía la mujer depende de una figura masculina para, por ejemplo, crearse una cuenta bancaria o cobrar un trabajo o servicio. El bitcoin ya está dando una libertad económica a estas personas que no tiene otra alternativa.


Evitar corralitos financieros


De vez en cuando hay algún corralito financiero: Argentina 2001, Chipre 2013, Grecia 2015. Muchas personas ven restringido el acceso a sus ahorros. Además de los corralitos, en otros países, como por ejemplo en China, hay también restricciones a la cantidad de dinero se puede sacar del país. El bitcoin ofrece control absoluto a la persona sobre sus bienes, mucho más incluso que el oro o cualquier otro bien tangible, por su facilidad de almacenamiento y transporte.


Ayuda al desarrollo de países empobrecidos


Anualmente en el mundo millones de inmigrantes envían dineros a sus familias en sus países de origen. Las transferencias internacionales son muy caras y muy lentas. ¿Qué se podría hacer con todo el dinero que se queda por el camino y que dejan de recibir los beneficiarios? Probablemente mucho.
No solo sería útil en ese tipo de transferencias, otros empresas ahorrarían muchísimos costes si tuvieran una forma más económica de transferir dinero internacionalmente. De hecho, ya hay empresas, algunas no basadas en bitcoin, que ofrecen este tipo de servicios a un coste inferior.


Privacidad en los pagos


Este es un tema polémico porque siempre se asocia con algo negativo. La realidad es que el medio de pago no es un impedimento actualmente para muchas actividades ilícitas y de hecho, no hay medio de pago más anónimo que el dinero en efectivo.


Por otro lado, parece que no hay mucha preocupación, al menos en el primer mundo, de que los bancos sepan exactamente todo lo que compran sus clientes. Tenemos una fe ciega en la buena fe de nuestros bancos, en que no compartirán esos datos. Pero lo cierto es que incluso no actuando de mala fe esos datos pueden ser robados y usados en contra de sus clientes.


Pero en otros países la cosa puede ser muy diferente. Existen muchos casos en los que poder pagar de forma anónima puede servir para mejorar la sociedad. Por ejemplo, si estamos en un pais donde hay una fuerte censura y control gubernamental y se quiere dar un donativo al partido de la oposición. El anonimato también puede ser muy útil si se quiere comprar por internet algún objeto de tipo religioso/político/sexual/etc. en un país donde dicha elección no se tolera; etc. Es de suponer que en países del primer mundo no es problema, pero en otros países podría llevar incluso a la pena de muerte.


Transparencia en el sector financiero


El bitcoin no solo se usa como moneda. Su principal innovación es que permite crear una red de confianza sin un intermediario. ¿Esto que significa? que varias personas pueden compartir información y fiarse unas de otras remotamente sin necesidad de verse físicamente, y además, sin posibilidad de engañarse mutuamente. Cuando una transacción se añade a la Blockchain no se puede modificar, nadie tiene el poder de manipular la lista de transacciones. Solo la mayoría de la red llegando a un consenso puede hacerlo. Uno de los problemas con los bancos en las épocas de crisis en que no se fían unos de otros porque ninguno sabe lo que se han vendido entre ellos. Existen ya actualmente implementadas soluciones para intercambiar bienes como por ejemplo acciones, de forma totalmente transparente de manera que todas las operaciones sean públicas, no así la identidad de los personas que las realizan.


Eliminación de intermediarios en pagos


Antes vimos que como comprador no se puede tener muchas ventajas económicas pero como vendedor como mínimo se tiene una, y es el ahorro en comisiones. Además, muchas veces los bancos suelen poner muchas trabas a pequeños negocios para, por ejemplo, poner un TPV o poder cobrar con tarjeta por Internet. Es verdad que salieron muchas empresas como PayPal para puentear el problema pero que, por desgracia, añaden su porcentaje de comisión. Poder cobrar con tarjeta por Internet para según qué negocios no es una tarea fácil. De hecho incluso aunque se consiga pueden cerrar el servicio en cualquier momento si ellos lo consideran oportuno. Se han cerrado muchas cuentas bancarias de empresas que tenían webs relacionadas con temas de bitcoin. Y de vez en cuando aparece algún tweet de alguien que comenta que una cuenta de PayPal ha sido bloqueada sin motivo aparente.


En este sentido en los últimos meses ha habido una oleada de aplicaciones para el móvil para pagar entre usuarios sin pasar por el banco pero siempre hay que pasar por ellos a la hora de realizar los depósitos iniciales o al sacar dinero del sistema.


Eliminación de intermediarios en la legitimación de documentos


Otra de los usos para los cuales se ya hay desarrollados servicios es el de la validación de documentos. La blockchain permite añadir en cada transacción una pequeña cantidad de datos extra. Debido a que nadie puede manipular esa información y que además queda marcada en un instante temporal concreto, la Blockchain se puede usar para dar fe de que algún documento existió en un determinado momento sin revelar el contenido del mismo hasta que sea necesario legitimarlo. Básicamente es la tarea principal que realizan los notarios, pero a una coste de unos céntimos por cada uso del servicio independientemente de la cantidad de información.


Ojo con la privacidad


Aunque se habla mucho del anonimato del bitcoin lo cierto es que es posible, analizando detalladamente la información de la Blockchain poder descubrir quién es el propietario de alguna dirección. De hecho, en casos de ataques a servicios centralizados donde se almacenan bitcoins, aunque los atacantes se hagan con las claves privadas y transfieras los bitcoins a sus cuentas, se conocen las direcciones donde dichos bitcoins están almacenados y es muy dificil que puedan gastarlos sin revelar su identidad, ya que la persona que recibe los fondos puede saber que proceden de un robo.


Identidad


También se está usando el bitcoin en servicios de identificación de personas. Dado a que está basado en criptografía, y siendo una de sus principales funciones, identificar y validar al propietario de los fondos, esta función es trasladable para la identificación a otro tipo de servicios.


Registro de propiedad intelectual


Se ha probado de gran utilidad para el registro de obras digitales. No es más que un caso concreto de legitimación de documentos pero en este caso incluso dando soporte para la transmisión de la propiedad de la obra.


Dinero programable


Antes del bitcoin cualquier cobro o pago de cualquier empresa por un bien o servicio pasaba de una forma u otra por un banco. Y los bancos nunca se han caracterizado por facilitar el uso de sus servicios a terceros. Algo tan sencillo como automatizar un pago periódico desde una aplicación era totalmente inviable usando los servicios que ofrece directamente el banco. El bitcoin es una plataforma abierta, como lo es Internet, para que cualquiera con una idea pueda manejar transacciones sin requerir permisos a terceros o pasar por un filtro burocrático y costoso. Con lo que se abren muchas vías de negocios nuevos inimaginables hasta el momento. Cualquier persona con conocimientos básicos podría hacerse un pequeño programa para que, por ejemplo, automáticamente al recibir su nómina una cantidad se transfiriera a otra cuenta para pagar el alquiler, etc. Todo ello sin recurrir en ningún momento a un banco. Pero va más allá de simples transacciones. También se pueden definir contratos que se ejecutan en función de unas condiciones de forma automática y sin que nadie tenga el control para cambiarlos, pararlos o manipularlos.


Para todos estos casos de uso y más han surgido un montón de empresas nuevas que conforman un nuevo sector en explosión. Se puede ver un listado bastante completo de empresas relacionadas con Bitcoin


Conclusión


El bitcoin es la siguiente revolución de Internet, ha llegado para transformar muchos sectores, entre ellos, el hasta ahora intocable sector de las finanzas, y se va a quedar ya sea como bitcoin o como otras formas de Blockchain. Ahora mismo se están rediseñando muchos servicios que estamos acostumbrados a usar en nuestro día a día, y en muchos casos incluso los usaremos sin saber que los que subyace en esta nueva tecnología. Si quieres saber un poco más, en Tenerife Colaborativa tendrás información de primera mano de personas que como Matan Field están participando en esa revolución.

Artículo escrito por José Celano (@josecelano)

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.